ATENTO AVISO

Sonido de Urano

ESPLENDOR DE URANO

LOS SERES DE URANO (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

LOS URANIANOS NO MATAMOS PARA COMER (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Quien fue el maestro Jesús?

La verdad sobre "Cristo".



 

Jesús ha sido sin duda la figura del avatar más influyente
en nuestra historia. En el nombre de Jesús se ha realizado
lo más maravilloso y altruista a la vez que lo más abominable.
Su nombre se ha utilizado para manifestar el amor y el odio;
para la aceptación y el rechazo; para dar la vida y para matar
e crear culturas y para destruirlas....



Los padres de la iglesia fueron los encargados de autorizar la publicación de la incompleta, parcialmente errónea y tremendamente velada vida de Jesús tal y como podemos encontrar en El Nuevo Testamento. Los Evangelios canónicos, los reconocidos por la Iglesia, se institucionalizaron o formalizaron en tiempos de Constantino, en el año 325, y se desestimaron gran cantidad de escritos y relatos históricos que no se ajustaban a la imagen que querían dar de Jesús. Como consecuencia una de las figuras más influyentes es la de Cristo. Durante su vida se dedico a alterar el orden que había, La figura de Jesús fue ensalzada y magnifica por sus adeptos en una labor de promoción digna de la mejor campaña de imagen de cualquier personaje actual, atribuyéndole facultades o características similares a la de los grandes profetas y avatares.


Está es la historia relatada por los Hermanos Mayores:


En primer lugar, conviene que se establezca una clara diferencia entre Jesús y Cristo. Jesús fue un humano y Cristo es el nombre que se la ha dado al espíritu de altísima vibración que se manifestó en él durante su vida pública. Trataremos de separar ambas figuras para entender un poco más su misión.

Desde que el ser humano apareció sobre el planeta Tierra merced a la intervención de civilizaciones más avanzada cuya misión era precisamente el propiciar esa aparición como parte de un Plan Cósmico de dimensiones inimaginables, la trayectoria seguida por el hombre durante varios milenios fue la adecuada en función de una paulatina adquisición de consciencia tanto de sí mismo como de su entorno. Sin embargo, desde que despareció el continente de la Atlántida y sus habitantes se dispersaron por Europa y América, la evolución natural de aquellos que, a diferencia de los Atlantes, pertenecían a la Tierra, se vio alterada, produciéndose unas mezclas culturales, religiosas, políticas, etc... que trastrocaron los planes de quienes habían creado al hombre terrestre a partir de una determinada raza de primates.


El hombre, a partir de ese momento, no supo relacionarse con la divinidad que llevaba en su interior. La idea de Dios, que era su Norte, se vio interferida. Muchos de ellos cayeron como esclavos o sencillamente fueron eliminados por aquellos que tenían un mayor dominio de las fuerzas de la naturaleza, los cuales impusieron sus leyes tanto políticas como religiosas. Me estoy refiriendo a los restos de la civilización atlante, que años después se instaló en Egipto y algunas zonas de América Central. El caos era muy evidente y el hombre avanzaba a pasos agigantados hacia la barbarie por un lado y hacia el politeísmo religioso por otro, lo que a los ojos de quienes tenían la misión de observar, sin interferir en la libertad de los habitantes de la Tierra, significaba un alejamiento de los objetivos que, como humanidad, deberían ser alcanzados, esto es, la creación de sociedades armónicas basados en sentimientos de unión tanto social como religiosa.


Ante tal estado de cosas, decidieron intervenir. Sin embargo, esta intervención debería estar exenta de interferencias en el libre albedrío de los hombres. Así pues, lo ideal era enviar una serie de "delegados" que fuesen capaces de cambiar la tendencia destructiva imperante. Estos hombres fueron conocidos, según las distintas tradiciones como: rishis, profetas, sabios, magos, patriarcas y, especialmente, los avatares.


La aparición de los avatares muestra la respuesta del Cosmos ante los esfuerzos de evolución del hombre en su deseo de religarse, de reencontrar la fuente de su ser o Dios. Seres de un gran desarrollo evolutivo, muy cercanos ya al final del camino de reintegración a Dios, aceptan nacer entre aquellos que están dando los primeros pasos en el sendero, para ayudarles a permanecer en él sin desviarse. Son capaces de enseñarlo porque ellos ya lo habían recorrido y lo conocen. Lo muestran como sólo ellos saben hacerlo; con el ejemplo de su vida, en la que vemos el conocimiento profundo de las leyes de la creación.


Se necesitaba un hombre con las características físicas, energéticas y mentales adecuadas para poder albergar, en el momento oportuno, un espíritu de alta vibración situado muy cerca del final de la escala evolutiva, es decir, aquellos considerados como Hijos de Dios por su proximidad a Él. Para ello, era necesario un plan de adecuación genética que diera como resultado un ser con las características antes mencionadas, cosa que solo se podría lograr mediante la modificación natural de la cadena genética de seres humanos de la Tierra, y al decir natural quiero decir siguiendo los procesos naturales de procreación entre los hombres aunque, obviamente, introduciendo algunos cambios sustanciales en dicho proceso.


La elección del pueblo de Israel no fue una decisión improvisada. Por el contrario, las tradiciones religiosas de este pueblo, creyente en un solo Dios frente al politeísmo de los que les rodeaban, fue una de las razones. La otra fue el hecho de que estas tradiciones se incluían la aparición de un Mesías salvador. El pueblo judío creía en la reencarnación y pensaban que la venida del nuevo Gran Maestro o Redentor sería la encarnación de alguno de sus antiguos caudillos o libertadores, acaso Moisés. Pertenecería a la raza aria y seguramente nacería de la estirpe de David. Los esenios y los palestinos de raza aria confiaban que el Mesías naciera concretamente de su propia raza y de entre los miembros de su comunidad. Posiblemente, por aquel entonces, los esenios fuesen uno de las comunidades de mayor evolución y espiritualidad de la Tierra. Así, una vez elegido el pueblo, era necesario encontrar el momento oportuno y la familia adecuada.


Se eligió a una pareja, Joaquín y Ana. Joaquín era yerno de Isaar, el sumo sacerdote del templo de Helios, situado a las afueras de Jerusalén. Ambos esposos, según algunas tradiciones, practicaban la filosofía esenia inspirada en la Gran Fraternidad Blanca.


La concepción de María fue muy similar a la acontecida años más tarde con Jesús. En ambos casos no hubo intervención física masculina, sino que ambas mujeres recibieron la implantación de un óvulo fecundado a través de "un rayo de luz".

Estos óvulos llevaban en su núcleo la cadena genética de unos seres humanos de mayor evolución que la vuestra, aunque en el caso de Ana incorporando algunas alteraciones en función tanto del receptor como de las características medioambientales del planeta que iba a servir de morada a María. Tengo que recordar que Joaquín hacía cinco meses que se encontraba fuera de su casa, pastoreando ovejas, cuando recibió la visita de un "ángel" que le notificó la buena nueva de su futura paternidad, cosa que Joaquín aceptó de buen grado dado que carecía de descendencia y eso era causa de rechazo social en aquel tiempo. Por otra parte, el hecho de ser un hecho sobrenatural, anunciado por un ángel en presencia de testigos y tener un objetivo tan grande hizo que cualquier rechazo desapareciera de la mente de Joaquín.


María fue preparada física, energética y mentalmente por los "ángeles del Señor" en el templo, quienes la atendían y la alimentaban, adecuándola para la gran labor que habría de desempeñar: albergar en su seno un ser superior en evolución".


Así pues, María ya contaba con un código genético no terrestre. Por tanto, cuando ella engendró de igual forma a Jesús, éste tenía un código genético de iguales características que su padre natural, es decir, aquél ser que donó su semilla, sin que hiciera falta ninguna modificación como en el caso de su madre. No es de extrañar, por tanto, que incluso antes de incorporar el espíritu crístico ya tuviera unas facultades mentales y energéticas muy superiores a la media, lo que hacía aparecer superior ante sus conciudadanos. Así, Jesús, sabía gracias a la telepatía, que pensamientos rondaban por la mente de quienes rodeaban. Conocía los acontecimientos que se iban a producir gracias a la precognición. Podía curar enfermedades con la sola imposición de sus manos o a distancia gracias al dominio que tenía de las energías. En fin, que la mayor parte de sus milagros respondían de hecho de proceder de un mundo donde esos conocimientos son habituales.


A partir del momento en que fue bautizado en el rio Jordán e incorporó la energía o Espíritu Crístico comenzó su vida pública predicando una relación de hermandad entre los hombres, un mensaje de esperanza:


" Amad y obrad amorosamente con todos; que la esperanza el alma de vuestras obras, porque más allá de esta vida hay otra vida futura más perfecta. Lo sé porque de ella he venido y a ella os llevaré. La aspiración por sí sola no os ha de valer. Para alcanzar la perfecta vida futura habéis de empezar por realizarla ahora, en vuestro interior y después vivirla en la humanidad por medio de actos de amor y obras caritativas".


Los milagros de Jesús no fueron sobrenaturales sino hechos basados en un profundo conocimiento de la leyes de la naturaleza. Todo ser humano posee congénitamente el divino poder taumatúrgico, y todos tenemos la capacidad de actualizarlo en mayor o menor grado con el necesario dominio mental para su aplicación. Jesús mismo lo corroboró al decirles a sus discípulos que podrían hacer las cosas que El hacía y aún mayores.


Jesús consultaba con su padre. Esto era algo habitual en Jesús. (El padre de Jesús era en realidad un extraterrestre de Sirio). Pero ojo también era hijo de Dios al tener muy cerca el espíritu a la fuente...


Por favor Hermanos no os escandalicéis, Jesús era un ser humano y como tal tenía la necesidad de comunicarse con quienes le habían elegido para la sublime misión de dar referencias a una humanidad en vías de repetir, nuevamente por dolor, un ciclo evolutivo de 25.000 años. Después de que se destruyera la Atlántida perdieron la oportunidad de dar el salto al 4.4 y ahora hermanos se presenta la oportunidad en este 21/12/2012.


La vida de Jesús tuvo un efecto sorprendente en las gentes que le seguían. Sus palabras iban impregnadas de una energía tan sutil y al mismo tiempo tan poderosa que quienes le escuchaban sentían como vibraban todas las fibras en todo su ser. Pero muchos que todavía seguían muy reacios veían la figura de Jesús una amenaza como el Sanedrín.


Aunque la religión cristiana fundamentalmente su enseñanza en la necesidad de la muerte de Jesús como medio para salvar a la humanidad, la misma sólo era contemplada por los encargados de la "misión" como parte del programa para "que se cumplieran las escrituras", es decir, que los judíos aceptara a Jesús como su Mesías, que cosa que no surtió efecto. Si lo surtió, en cambio, para aquellos que transformaron una cuestión político-religiosa en toda una religión. Jesús no tenía necesidad de morir y sólo la responsabilidad adquirida le hizo seguir adelante cuando sus fuerzas flaqueaban. La oración en el huerto fue una llamada postrera a los responsables de la misión: " Si es posible, pase de mí este cáliz".

Tened en cuenta que el no quiso que su figura se manipulase y se crease toda una institución que, como se ha podido comprobar, no ha representado como tal razón la venida a vuestro mundo.

El dijo: "- Este evangelio es una verdad viviente. Os he dicho que es como la levadura en el pan y como el grano de mostaza. Y ahora os declaro que es como la semilla del ser viviente que, de generación en generación, mientras siga siendo la misma semilla viviente y crece aceptable, adaptándose a las necesidades peculiares y condiciones de cada generación. La revelación que os he hecho es una revelación viva...

Una revelación viva, y es mi deseo que lleve frutos apropiados a cada individuo y a cada generación, de acuerdo con las leyes de crecimiento espiritual. Es mi deseo que se incremente y tenga desarrollo.


NO SE DEBE PERMITIR QUE LLEGUE A SER UN SIMPLE RECUERDO SAGRADO, UNA MERA TRADICIÓN SOBRE MÍ O SOBRE LOS TIEMPOS EN LOS QUE AHORA VIVIMOS...

Demasiado tarde, la semana Santa no es otra cosa que una simple tradición. La iglesia una secta y una institución que solo tiene como ejemplo al maestro que padeció en la cruz.

Y la navidad no digamos, una fiesta simplemente comercial, solo regalos materiales y todo el mundo se olvida de lo que realmente sucedió. Además Jesús no nació en Diciembre, nació a mediados de Agosto...

No hay más que analizar la historia de la iglesia desde ese momento hasta el actual para comprender que la misión de Jesús y su "equipo" sólo ha podido llegar a buen puerto gracias a los hombres sencillos que han hecho sus dos mandamientos (amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo) su norma de vida.

Soy AHIM y este comentario lo saque de una revista de Generación 4.4 una revista del grupo Aztlán, el relato de los Hermanos Mayores rompe con toda la historia de la Iglesia, pero es preciso un gran cambio en la mente y espíritu para evolucionar. Hay que aprender en esta vida ya sea con dolor o por consciencia. Terrestres en vuestra mano está vuestra salvación, nadie os salvara a vosotros, solo os daremos la ayuda pero el esfuerzo por salvaros lo dais los Terrícolas. Amigos el encuentro está ya muy cerca, pero antes de manifestarse en el plano Físico se manifiesta en los demás: 7,6,5 y por último se manifestara en los primeros.

Amor y paz.
Revisado y editado por: AHIM DE URANO
UNA IMAGEN DE JESUS VERDADERA:



LA SACE DE UNA REVISTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada