ATENTO AVISO

Sonido de Urano

ESPLENDOR DE URANO

LOS SERES DE URANO (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

LOS URANIANOS NO MATAMOS PARA COMER (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

jueves, 18 de noviembre de 2010

CUANDO LA TIERRA ASCIENDA…

LA ASCENSIÓN DE LA TIERRA.




La humanidad ascendera y la era dorada habrá empezado pero tendrán la ayuda de los antiguos del pasado....
Cuando la humanidad terrestre termine su ciclo y pase a otro planeta, se destruyen sistemáticamente todas las instalaciones que ella había construido en las diversas etapas de su progreso técnico. Tal destrucción se efectúa generalmente mediante un cataclismo telúrico y no es difícil porque la culminación de la técnica científica conlleva una asombrosa simplificación de las máquinas, hasta tal punto que una sola estación de energía abastece a toda la tierra y no hay un solo aparato propulsor que no quepa en la palma de la mano.

Después de la Ascensión, otra humanidad, procedente de los reinos inferiores, comienzan su gran ciclo a partir de una condición casi brutal. No todos los hombres de la anterior se han ido; algunos han de quedarse durante un cierto tiempo para ayudar a los recién llegados en su fragilidad inicial y establecer el Sistema de Indicios que ha de llevarlos a la comprensión y cumplimiento de su tarea durante el ciclo.

Los sabios antiguos hicieron construir iniciáticos: templos, palacios, estatuas, pirámides, dólmenes, menhires, de tal manera que a cualquier hombre, al contemplarlos o al andar por ellos sin finalidad práctica alguna, se le intensificarán ciertos procesos nerviosos que la neurofisiología de este tiempo no conoce aún y empezarán a despertar a los Real, como el durmiente a quien llaman suavemente con el nombre que usara la madre para llamarlo cuando niño. En los momentos más intensos de vigilia que el mundo llama trance, descubriría, aprendería la lección encerrada en las líneas arquitectónicas, en la distribución las masas, en el orden de las partes, en la proporción de las medidas.

No escapó a la sagacidad de los antiguos sabios que esos monumentos, aunque calculados para durar milenios, podían ser destruidos por la pugnacidad y la violencia desenfrenada que caracterizan a las humanidades infantiles, dominadas aún por las corrientes subhumanas del planeta, ni que su insensatez, generaciones envanecidas por el progreso técnico, las despreciaran. Sabían, es cierto, que algunos arquitectos del futuro siendo inspirados para diseñar inconscientemente monumentos iniciáticos, que producirían en el observador desinteresado esa eutaraxia contemplativa, conocida como emoción estética y a los cuales protegerían, hasta cierto punto, diversas formas enmascaradas de respeto mágico.


Esto es todo, soy AHIM , el tiempo de espera a terminado, los Hermanos Mayores haran su aparición....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada