ATENTO AVISO

Sonido de Urano

ESPLENDOR DE URANO

LOS SERES DE URANO (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

LOS URANIANOS NO MATAMOS PARA COMER (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

viernes, 11 de febrero de 2011

Agujeros Negros y la materia oscura





Quan Yin,
24 de enero de 2011 a las 24:03
Traducción: Héctor Santos Ramallo
Edición: Alexiis – Sendero Infinito


Sólo sabemos que están ahí porque podemos sentirlos en la oscuridad... Es decir, sentir su gravedad. Al igual que el juego del escondrijo jugado en una noche de verano sin luna lo es, sólo sabemos que los agujeros negros y la materia oscura existen porque podemos sentir la masa marcándonos más allá de lo que nuestros ojos puedan ver. ¿Hay monstruos por ahí afuera? Enormes agujeros negros se han encontrado en las galaxias con enormes halos de materia oscura - pero no necesariamente significa que estén ligados entre sí. Traigan su comba aquí al lado oscuro...

Según un comunicado de prensa de la Max-Planck-Institut, las galaxias, como nuestra propia Vía Láctea, consisten en miles de millones de estrellas, así como grandes cantidades de gas y polvo. La mayor parte de esto se puede observar en longitudes de onda diferentes, desde radios e infrarrojos de objetos más fríos hasta ópticas y rayos X para piezas que se han calentado a altas temperaturas. Sin embargo, también hay dos componentes importantes que no emiten ninguna luz y sólo pueden deducirse desde su fuerza gravitatoria. Todas las galaxias están incrustadas en los halos de la llamada materia oscura, que se extiende más allá del borde visible de la galaxia y domina su masa total. Este componente no puede ser observado directamente, pero se puede medir a través de su efecto sobre el movimiento de las estrellas, los gases y el polvo. La naturaleza de esta materia oscura es todavía desconocida, pero los científicos creen que se compone de partículas exóticas diferentes de la materia normal (bariónica), de la que nosotros, la Tierra, el Sol y las estrellas estamos hechos.

El otro componente invisible en una galaxia es el súper masivo agujero negro que está en su centro. Nuestra propia Vía Láctea alberga un agujero negro, que es unos cuatro millones de veces más pesado que nuestro Sol. Se han encontrado estos monstruos de gravedad, o incluso más grandes, en todas las galaxias luminosas con protuberancias en el centro donde una búsqueda directa es factible, mayoritariamente y, posiblemente, se cree que todas las galaxias contienen un agujero negro central. Sin embargo, también este componente no puede ser observado directamente, la masa del agujero negro sólo puede deducirse desde el movimiento de las estrellas a su alrededor.

En 2002, se especuló que podría existir una correlación estrecha entre la masa del Agujero Negro y las velocidades de rotación externa de los discos de las galaxias, que está dominada por el halo de Materia Oscura, lo que sugiere que la física desconocida de la exótica materia oscura de alguna manera controla el crecimiento de los agujeros negros. Por otra parte, se había demostrado unos años antes que la masa del agujero negro está bien correlaciona con la masa o la luminosidad del bombeo. Dado que las galaxias más grandes, en general, también contienen grandes bultos, no estaba claro cuál de estas correlaciones es el principal impulso del crecimiento de los agujeros negros.

Mediante el estudio de enormes galaxias incrustadas en halos oscuros con velocidades de rotación alta, pero con pequeñas o ninguna protuberancia, John Kormendy y Bender Ralf trataron de responder a esta pregunta. Ellos encontraron que las galaxias de hecho sin protuberancias – incluso  si están integradas a enormes halos de materia oscura - pueden contener, en el mejor de los casos, agujeros negros de muy baja masa. Por lo tanto, podrían mostrar que el crecimiento del agujero negro en su mayoría se relaciona con la formación de la protuberancia y no con la materia oscura. "Es difícil de concebir cuanta de  baja densidad, ampliamente distribuida no bariónica materia oscura podría influir en el crecimiento de un agujero negro en un volumen muy pequeño en el interior de una galaxia", dice Ralf Bender del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre y del Observatorio de la Universidad de Munich.

John Kormendy, de la Universidad de Texas, agrega: "Parece mucho más plausible que los agujeros negros crezcan a partir del gas en sus alrededores, sobre todo cuando las galaxias se están formando”.  En el escenario aceptado de la formación de su estructura, las fusiones de galaxias se producen con frecuencia, cada disco se revuelve, permitiendo que el gas caiga en el centro y por lo tanto provoque destellos y alimente a los agujeros negros. Las observaciones llevadas a cabo por Kormendy y Bender indican que este hecho debe ser el proceso dominante en la formación de agujeros negros y su crecimiento.
Así que tengan cuidado la próxima vez que decidan jugar en la oscuridad...

Usted sólo puede ser comidos en lugar de... ejem... ser etiquetados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada