ATENTO AVISO

Sonido de Urano

ESPLENDOR DE URANO

LOS SERES DE URANO (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

LOS URANIANOS NO MATAMOS PARA COMER (Todos los derechos reservados por Fabio del Santoro)

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MENSAJE DE JESUS – 18 DE DICIEMBRE 2010

Mensaje de Sananda a los Hermanos del Mundo




Amado hermano mío, aquí está tu maestro, vengo a ti, pues has recibido muchas visitas de mí amado Padre. Has escuchado su sabiduría abrirse delante de ti y penetrar muy hondo dentro de tu ser y así debe ser, cada palabra debe calar muy hondo dentro de ti, para que sea comprendida, aprendida, degustada como quién saborea el más exquisito de los manjares, pues es el más delicioso de los platos que puede llegar a probar.

Hermano mío vamos a hablar tu y yo un momento, en mi tiempo aquél que transcurrí entre los hombres también transmití la Palabra del Padre es la única palabra, que en realidad puebla la tierra y como tú, llevé a miles de almas a gustar de cada una de ellas. Deseaba ardientemente que llegaran a lo más profundo de su ser y me tomaba también el tiempo para conversar con mis discípulos y observar como había en ellos crecido esa semilla y cuando le preguntaba a mi amado Juan, el que seguiría luego de Mi, lo que había escuchado, su respuesta era:
“Amado Señor lo que tú digas estará bien”
Entonces tu maestro les debía hablar con voz firme ¡No he dicho que lo que dije está bien, deseo saber que sientes tu de aquello que te he dicho hoy!
Maestro respondía asombrado, si tú hablas la Palabra del Padre, entonces ¿Qué puedo decir yo? Lo que tú dices es toda la verdad.

Y entonces mi voz se encolerizaba y se escuchaba por todo el sitio.
“No, no” le decía
“Tienes que comprender porqué cuando yo no esté con vosotros, estaréis vosotros, estarás tu Juan, yo no estaré aquí” Y entonces las dudas surgirán dentro de tu ser pues no escuchaste lo que tu maestro te ha estado enseñando. Cuando yo no esté, seguirás tú.

Es esa la actitud de todos los discípulos, amado hermano mío, si tú lo dices está bien y aceptan ciegamente, no comprenden, no profundizan en las enseñanzas, y entonces cuando llega a ellos otro que les habla con voz más fuerte, dejan de lado lo que se les enseñó y siguen al que les habló después.

Cada mensaje hermano mío debe ser comprendido en su total plenitud. También Pedro mi roca firme al ver mi enojo decía, maestro que se le va a hacer, que deseas que hagamos si tu vienes de parte del Padre, tu mismo lo has dicho, el que me ve, ve al Padre y entonces vuestro Maestro mirándolo fijamente a los ojos le dijo:
Yo no soy más importante que vosotros, ¿Cuándo lo comprenderéis de una buena vez? Os he venido a mostrar que sois el mismo reflejo del Padre y que Yo estoy como uno más entre vosotros. Si no comprendéis vuestra importancia, entonces cómo podréis ser mis testigos en la tierra. En vano vuestro Maestro se afana en mostraros lo que el Padre os ama, lo que el Padre os dice si tan solo  aceptarais como mansas ovejas el ser trasladadas de un sitio a otro, sin tan solo preguntar porqué. Que nueva enseñanza tiene para mi ser esto que mi maestro me ha mostrado.

El ser humano hermano mío es como un eco, y no solo responde como un eco aquello que escuchó, lo repite miles de veces sin ni siquiera comprender bien aquello que repite.
Por eso amado hermano como mi maestro como aquel que lleva adelante mi proyecto pues mi vida sobre la tierra  respondió siempre al proyecto del Padre y ese proyecto se encarnó en lo que tu ves en su hijo amado, ese proyecto de vida fue mostrar cual era el camino, y el camino lo he mostrado claramente en el mensaje del monte.

Felices y bienaventurados sois aquellos que escucháis mis palabras y las ponéis en práctica, pero felices y bienaventurados seres os digo si mis palabras que son las mismas palabras del Padre encuentran en vosotros atención y respeto. No preciso ecos repitiendo huecamente mis palabras en la tierra, preciso seres formados capaces de preguntar y también si lo deseáis de discrepar con vuestro maestro.

Venid sentaos a mi lado y hablaremos, no todo está dicho, ni todo ha sido mostrado en plenitud hay cosas que el Padre se reserva para vuestra gloria, pero no esta mal que tus discípulos duden de tus palabras al contrario tu maestro dice que es saludable que lo hagan, pues de esa manera abren su espíritu al don de la sabiduría.

Moléstate en aquel que diga todo esta bien, todo esta claro. Y si tú lo dices así será, debe preguntarse para poder crecer, pues luego de ti, estarán ellos, seguirán ellos y así la rueda de la vida continuará. Un maestro se reconoce porque forma nuevos y sabios maestros no porque haya dicho mucho sino porque en verdad ha enseñado mucho y si tienes que elevar la voz y hacer vibrar el lugar donde estás con tu voz poderosa, hazlo pues de esta manera ayudarás a despertar su interior y a no sentarse cómodamente solo a escuchar. Pregúntales ¿Entiendes lo que te he dicho? ¿Comprendes cual es el verdadero mensaje? Pregúntaselo miles de veces si es necesario.

Mi madre en cada visita a la tierra os exhorta a la unidad y os exhorta a vivir con el rostro volteado a Mi y eso solo será posible, si sois capaces de enseñar bien, pues el mundo desconoce cosas simples y tan sencillas como es mi entrega por vosotros, aún el mundo continúa pensando que ya fue, ya se hizo, es cierto ya fue y ya se hizo, se cometió el peor de los asesinatos de la historia, mataron al hijo de Dios, ¿pero porque se permitió eso?, porque no fueron capaces de recibir de quienes debían la enseñanza necesaria. Vuestro maestro predico, enseñó es verdad hijo mío, pero solo, aquellos que se suponía debían ser uno conmigo y también proclamar mi Palabra, se sentaron a esperar y a escuchar, lo que el maestro decía, lo mismo ha sucedido con los maestros espirituales, se sentaron a esperar que vengan a buscarlos y ya ves hermano mío el resultado, el mundo se debate en estos momentos en ideales, buscan lideres a seguir, una persona que los guíe y les de lo que no poseen, Libertad, y la libertad solo esta en el amor.

En cada mensaje que has recibido de mi Padre, el amor se derrama como un río de agua fuerte y cristalina, si el mensaje es comprendido y estudiado entonces se vislumbrara cual es el líder que se debe seguir. Yo amo Señor decían mis discípulos, y siempre les he preguntado, ¿Dime hermano Mio como amas?
Amo con todo mi corazón y con todas mis fuerzas respondían y mi pregunta siguiente era ¿Amas como yo amo? ¿Hablas como yo hablo?, he allí la respuesta que cada uno de tus discípulos deben llegar a encontrar, muchas veces he estado en soledad, muchísimas veces mis amados hermanos pensaban, esta cansado, desea descansar, la gente lo agobia, le falta el aire, dejad al maestro que descanse. La verdad es otra hermano mío, muchas veces me sentaba a llorar, la impotencia de no poder lograr que aquellos que serían mis seguidores comprendieran cada palabra que su maestro le decía, entonces levantaba mis brazos al cielo y decía:
“ Padre, dime que debo hacer, el agua no llega al río y veo que se disemina por todas direcciones, pero no permanece donde debe” y el Padre con su Voz clara y serena decía, “ Insiste hijo mío, no tenemos otro modo, y si comprenden lo harán solo porque tu les muestras la luz”

Lo mismo que te digo a ti, hermano insiste, día tras día, noche tras noche, pues solo tu puedes hacerles ver la luz, nadie más puede, recuerda esto siempre después de ti, quedarán ellos y si has hecho un buen trabajo, amado hermano el árbol habrá crecido y sus raíces serán profundas, entonces el reino se poblará de árboles fornidos y verdes, capaces de soportar cualquier tormenta.

Un camino distinto propones, un modo diferente de vivir, de pensar, de obrar y de actuar, ese es el camino de la verdad, vivir de un modo diferente cada día bebiendo de la fuente inagotable el amor.
Caminando con mi gente supe de todas las cosas, que tu sabes ahora y en ese caminar estoy a tu lado, enseñanza con sabiduría, con paz y con humildad, lo demás hermano mío vendrá por añadidura.

Así sea.
Hija mía que tengo en mis manos.
- piedras maestro
¿Son iguales?
- No maestro, una tiene un huevo en el centro, las otras no.
¿Qué crees tu hermano mío que sucedió con la que tiene el hueco en el centro?
- No lo se maestro.

Ha sido horadada por tan solo una gota de agua, no por un río, sino simplemente una gota de agua que ha caído persistentemente en el mismo lugar día tras día, año tras año, minutos tras minuto. Recuerda la gota cava la piedra, no por su fuerza sino siempre cayendo, ese es el trabajo, de un líder espiritual.

Amado hermano mío en la oración plena y en el corazón del Padre como cada noche te espero amado hermano mío.
Y como dice mi hermano Francisco, paz y bien para vosotros amados hermanos os bendigo en el Nombre del Padre Creador, el Hijo predilecto y el Espíritu Santo unificador.

Así sea
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada